Imprimir
Visto: 1097

El presente proyecto constituye una propuesta de extensión comunitaria de promoción de hábitos saludables para contribuir a hacer frente a la actual epidemia de obesidad infantil, detectada a través varios estudios realizados sobre el estado nutricional de la población infantil en nuestro país.

Según la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) y la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS), uno de cada cuatro niños entre 10 y 19 años está excedido de peso. El Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (CESNI) informó que un 75 % de los alimentos que se venden en las escuelas tiene un alto contenido en grasas, calorías y sodio, y que el consumo exagerado de estos alimentos favorece la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles tale como obesidad, diabetes, hipertensión.

Por ello, existe una necesidad de implementar acciones para combatir estas enfermedades, concientizando a la comunidad de las instituciones educativas de que es ineludible abordar esta problemática, tanto a padres, niños, concesionarios de kioscos y docentes.

Dichas acciones educativas estarían destinadas a promover hábitos alimentarios más saludables, el establecimiento de kioscos saludables, lo cual se espera que redunde en la mejora de la calidad de vida de los niños. Las políticas públicas también deben propiciar que la escuela se transforme en un ambiente saludable, a través de acciones educativas sobre una alimentación saludable, organización del kiosco, talleres de educación para salud a alumnos, padres, docentes y concesionarios.

Cecilia Antún, integrante del equipo técnico de la Dirección de Gestión Educativo-Ambiental, dependiente del Área Educativa Bonaerense, manifiesta que un verdadero desafío es incorporar la alimentación saludable en las escuelas, sobre todo cuando los kioscos están dentro de las mismas; en este contexto es donde la Educación Alimentaria y Nutricional adquiere un rol esencial , la cual debe considerarse como un proceso multidisciplinario que involucra la transferencia de informaciones, el desarrollo de actitudes y la modificación de prácticas alimentarias, cuando sea necesario, para promover el buen estado de nutrición y salud.

La recuperación de una alimentación saludable en y desde el ámbito escolar, considerando a las personas en su contexto familiar, comunitario, educativo y social, puede impulsar el crecimiento y desarrollo de conocimientos, habilidades y destrezas para el autocuidado de la salud, la alimentación y el ambiente. La incorporación en el curriculum de temas relacionados con alimentación, salud y ambiente y su articulación con la realidad alimentaria local, deberán formar parte de la propuesta educativa y didáctica.

Es importante la propuesta de kiosco saludable en la escuela, dado que: · Los niños en edad escolar y los adolescentes necesitan alimentarse en forma sana y equilibrada. Existe desde hace tiempo una preocupación por la calidad, cantidad y frecuencia de los alimentos que los niños y jóvenes consumen en la escuela. La industria, los medios de comunicación y la sociedad han llevado hacia una elección alimentaria donde se privilegia el consumo y el placer por sobre la salud, la comensalidad familiar y cultural. Es necesario promover desde la escuela un menor consumo de golosinas, snacks y gaseosas El excesivo consumo de alimentos con alta densidad de energía, azúcares y grasas y bajos en nutrientes esenciales, contribuye entre otros factores a aumentar el riesgo de sobrepeso, obesidad, caries y otras enfermedades en niños y adolescentes. ·

Es importante la Educación Alimentaria y Nutricional para dar el impulso a acciones destinadas al apoyo de la producción, comercialización, publicidad y consumo de alimentos saludables. Frente a este diagnóstico, que marca una problemática vigente en nuestra sociedad, El Teléfono de la Salud propone el presente proyecto que plantea realizar acciones de extensión universitaria de promoción de kioscos saludables en escuelas de Salta, como una estrategia válida para promover la educación alimentaria, fomentando la participación de toda la comunidad educativa.

El proyecto está destinado a escolares, docentes, padres y concesionarios de los kioscos escolares.